Tecnología refractaria

Antes, hoy y en el futuro.

Desde el descubrimiento hasta la industrialización
El control del fuego fue un paso de suma importancia en la historia de la humanidad. No solo significaba la posibilidad de generar calor y nuevas formas de preparar los alimentos. Poner el fuego al servicio del hombre tuvo también consecuencias sobre la evolución social y cultural de la humanidad. Hizo posible fabricar nuevas herramientas gracias a la posibilidad de fundir, cocer y conformar materiales. Ya hace más de 4.000 años que el hombre conoce los procesos a altas temperaturas. Con el inicio de la industrialización en el siglo XVIII, los conocimientos de los diferentes procesos y procedimientos refractarios así como sus efectos se analizaron con métodos científicos, haciendo posible su utilización a gran escala.
Una tecnología básica para el mundo actual
El término refractario significa que un material puede emplearse a temperaturas desde aprox.imadamente 600 °C hasta aprox.imadamente 1.700 °C. De los materiales básicos así como minerales aluminosos y ricos en magnesita se desarrollan ladrillos, masas y productos conformados adaptados perfectamente a los materiales a procesar, las correspondientes temperaturas y los procesos de producción. Gracias a esta tecnología base, se instalan revestimientos refractarios altamente especializados en hornos industriales modernos de las industrias del cemento, del acero, del aluminio, de metales no férrosos, del vidrio y de la industria química en todo el mundo.

El refractario es el futuro
Mega-rascacielos, islas artificiales, sistemas de túneles por debajo del mar: los arquitectos, ingenieros y promotores en todo el mundo trabajan en ideas atrevidas y proyectos espectaculares.
Las nuevas tecnologías lo hacen posible. Pero también las construcciones del siglo XXI son impensables sin las materias primas naturales, sin el empleo de agua y fuego y, sin conocimientos sobre reacciones y compuestos.

El punto de partida de todas las construcciones de cemento, acero y vidrio, de todos los productos de aluminio, oro y cerámica es el horno industrial. Por este motivo, también en el futuro los materiales refractarios serán imprescindibles para las instalaciones de hornos industriales a nivel mundial.

No importa hacia dónde crezca el mundo:
Todo comienza por los refractarios.